LA CÁMARA ANECOICA

Parte de esta película ha sido grabada en la cámara anecoica de la empresa navarra Acústica Arquitectónica. Las cámaras anecoicas son unos espacios donde el silencio es absoluto y no hay eco. Estas salas se utilizan para ensayos acústicos, para medir el sonido real de aparatos y otras cosas. La sensación dentro de la cámara es sobrecogedora, el sonido no se mueve, si das una palmada el ruido no sale de tus manos, suena, pero se queda ahí. Se recomienda no pasar más de veinte minutos dentro estas salas y siempre están vigiladas por cámaras de seguridad por si te entra un ataque de pánico. La sensación ahí dentro es muy angustiosa, con los ojos cerrados pierdes totalmente las referencias del espacio. La CIA ha usado estas salas para hacer torturas sensoriales.

Muchos artistas han sentido curiosidad por las sensaciones que se producen en este espacio. En la película se trata la famosa anécdota de John Cage en la sala anecoica de la Universidad de Harvard. Otros artistas como Masive Attack (en su vídeo grabado en una sala anecoica y que denuncia las torturas en Guantánamo) o Piers Martin, de Aphex Twin (que dijo que en estas salas “la persona queda a tono para convivir con los usualmente inaudibles burbujeos y gruñidos provenientes de sus propias vísceras”) han sido seducidos por estos espacios.


Cámara anecoica de la empresa Acústica Arquitectónica donde se grabó esta película. 



Reportaje de Mashable videos sobre la camara anecóica de los laboratorios Orfield en Minneapolis, presumiblemente la cámara más silenciosa conocida.

 


Videoclip Masive Attack