COMENTARIO DEL DIRECTOR

Siempre me ha interesado el documental-ensayo y en especial cuando existe una vinculación personal del autor en la historia. Hacía tiempo que me seducía emprender un proyecto en este campo y la idea se me presentó en el silencio de una sala de cine: estaba dentro de mí, desde hace años, ese sonido que sólo yo escucho. Es cierto que sólo yo escucho ese sonido pero también es cierto que había conocido otras personas que tenían su propio “sonido inexistente”. Con cada uno de ellos había surgido una complicidad especial, una especie de leve locura compartida porque, en definitiva, los demás no lo escuchan, sólo nosotros lo hacemos. Y mi mayor dilema iba a ser cómo articular una narración sobre ese “nosotros”, cómo filmar en primera persona cuando, generalmente, quien filma no se encuentra en el campo filmado. Debía ser objeto y sujeto, historia y narrador, observado y observador. Esta dualidad se repetía, además, en el cuerpo conceptual de la película: el silencio y la escucha, la relación del sujeto que escucha con el objeto escuchado. Sea este fenómeno sonoro interior, exterior o, incluso, si fuera el chirriar de la autoconciencia.

Es mi primera película y nunca antes había escrito un guión, por lo que contar con Iñaki Sagastume, David Aguilar y Pello Gutierrez ha sido esencial para que aquella idea abstracta que rondaba mi cabeza hoy sea una película. La figura de Iñaki en la producción y la supervisión de todos los frentes me ha aportado una seguridad absoluta en todo el proceso. David y Pello han trabajado de forma minuciosa la fotografía y el sonido directo respectivamente y han hecho el montaje de la película tratando de lidiar con las indicaciones de un director principiante y osado. Pero los tres, Iñaki, David y Pello, han trascendido sus roles en el equipo y han sido de vital ayuda en todo el proceso creativo, desde el guión hasta el diseño de sonido.

Mi objetivo al hacer este documental no ha sido sensibilizar al espectador con el fenómeno de los acúfenos aunque las personas que la han visto dicen que realmente viven la experiencia de escuchar sonidos dentro de su mente. Tampoco he buscado analizar de forma científica el tema ni proponer una solución. La intención ha sido interrogar e interrogarme para generar más dudas. Tal vez entre ellas pueda entreverse alguna respuesta.